El Málaga de Muñiz echa el cerrojo

El cuadro blanquiazul no ha encajado gol en cinco de los siete encuentros de la pretemporada. Las dos victorias, ante Extremadura y Antequera, se consiguieron dejando la puerta a cero. Lo que el año pasado era un quebradero de cabeza, este curso va camino de ser la identidad de los malaguistas

El Málaga de Muñiz continúa su puesta a punto de cara al inicio de LaLiga123. El equipo ha disputado ya un total de siete encuentros con un bagaje un poco dispar para las sensaciones que han dejado los pupilos del asturiano. Dos victorias, cuatro empates y una derrota son hasta ahora los resultados obtenidos en esta pretemporada. Y aunque no parezcan muy halagüeños, esconden un dato que anima sin duda al malaguismo.

En cinco de esos siete partidos, el Málaga de Muñiz no encajó gol. Las victorias ante Extremadura y Antequera (1-0 y 0-3), así como los empates a cero ante Mallorca, Marbella y Valladolid, suman un total de 450′ de 620′ en los que el cuadro blanquiazul no ha recibido ningún tanto.

En la pretemporada anterior, con Míchel a los mandos, el Málaga encajó gol en todos los encuentros de la pretemporada exceptuando las semifinales del Carranza ante el Villarreal (1-0). Ya durante el curso, el conjunto malaguista únicamente dejó la puerta a cero en seis ocasiones durante las 38 jornadas (J14 0-0 LEV, J15 0-2 RSO, J21 0-0 GIR, J29 0-0 CEL y J30 1-0 VILL y J34 2-0 RSO), por lo que algo que se había convertido en un quebradero de cabeza va camino de transformarse en una bendición.

Para ello Muñiz parece haber escogido a los dos líderes de su defensa, que son ni más ni menos que Luis Hernández y Diego González, dos fijos en la temporada del descenso. En esta preparación ambos están dando unos síntomas de mejoría que los datos refuerzan. El madrileño está volviendo por sus fueros. De momento transmite la sobriedad y seguridad que le faltó el curso anterior. En cambio el gaditano sigue asentándose en la zaga blanquiazul, donde ya tiene hasta galones. Y es que en esta preparación ha portado en varias ocasiones el brazalete de capitán solamente un año después de su aterrizaje en Martiricos.

Independientemente de las piezas, se nota que el equipo va acoplando los automatismos defensivos de Muñiz. Una presión alta en la salida de pelota del contrario, un repliegue intensivo tal y como el rival supera una línea, las ayudas de los interiores o la pequeña distancia entre centrocampistas y centrales, son los verdaderos culpables de la mejoría blanquiazul. Muñiz sigue su senda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s