Dos meses con Míchel

En este periodo el técnico madrileño ha cambiado el futuro a corto plazo del Málaga CF. De rozar el descenso a pelear por la décima plaza. Cinco victorias en los últimos seis encuentros atestiguan la mejoría.

Hoy se cumplen exactamente dos meses de la llegada de Míchel González al banquillo del Málaga CF. Dos meses del cambio de rumbo. El club deportivamente andaba a la deriva. La marcha de Juande dejó muy tocado al grupo. Y la llegada del “Gato” fue la puntilla. El descenso estaba cada vez más cerca y nadie se hacía cargo de este “Titanic”. Como dirían en Argentina, el “fantasma de la B” estaba cerca. La impotencia inundaba las palabras de los aficionados. La presión agarrotaba las piernas de los jugadores y la mente del entrenador. Hasta que se tomó una decisión que, a posteriori, cambiaría el futuro a corto plazo del Málaga CF. Llegó Míchel González.

Más conocido por formar parte de la Quinta del Buitre como futbolista y por sonar para todos los equipos habidos y por haber (#SuenaMichel), el madrileño decidió hacerse cargo de uno de los mayores retos de su carrera como entrenador. Debía evitar sí o sí el descenso, con un equipo desmoralizado y que a penas había conseguido una victoria en 11 jornadas. Lo dicho, nada fácil. Y más sabiendo el efecto que tienen las dinámicas en esto del fútbol.

Para colmo sus inicios no fueron nada fáciles. La derrota en su debut, ante la afición y contra 10 (1-2 vs Alaves) no era el mejor comienzo que uno podía esperar. Pero todavía podía empeorar. Al empate en Butarque (0-0 vs Leganés) habría que sumarle la derrota en La Rosaleda frente al Atlético de Madrid (0-2). Es decir, que de los primeros nueve puntos de los que dispuso Míchel, tan solo obtuvo uno. El madrileño había agotado casi todas las balas. Le quedaba una. Un six pointer ante el Sporting, en el Molinón y sabiendo que una derrota dejaba el descenso a un partido de distancia.

Sin una victoria a domicilio en toda la temporada y parte de la anterior, el Málaga de Míchel, contra pronóstico, daba un golpe sobre la mesa en Gijón por 0-1 con un gol de quién si no que de Sandro. Sin duda el partido que cambiaría el rumbo de los de Martiricos. A partir de ahí, y hasta hoy, el equipo ha encadenado cinco victorias en seis encuentros. 15 puntos de 18 posibles que impulsaron al equipo en la clasificación y que le han permitido poder salvarse cuatro jornadas antes del final de Liga. En el camino queda todo un FC Barcelona (2-0), vapuleado en una noche memorable; el Valencia de Parejo y Soler (2-0); el descendido Granada en Los Carmenes (0-1); y el Sevilla (4-2) en un derbi para la historia y el recuerdo.

Llámalo psicología. Llámalo fútbol. Llámalo flor. Llámalo conocimientos. Lo que sabemos es que desde la llegada de Míchel ha habido un antes y un después en la temporada del Málaga CF. En solos dos meses se ha pasado de una situación límite a asentar las bases de un proyecto que tiene muy buena pinta. O por lo menos eso transmite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.